San Llorente

Datos

San LlorentePoblación: 172 habitantes.
Superficie del término: 24,89 kilómetros cuadrados.
Altitud: 889 metros.
Distancia de la capital: 67,4 km.
Actividades principales: Agricultura, principalmente cebada y trigo. También leguminosas, girasol y lavanda.
Comarca: Mancomunidad Campo de Peñafiel.
Fiestas
San Pedro Regalado: Fiesta trasladada del 29 de junio al último fin de semana de julio. Se festeja principalmente con misa, procesión, música y juegos tradicionales.
Lugares de interés
Iglesia Parroquial de San Pedro: Edificio gótico del siglo XVI de buena cantería, construido en sillería. Fábrica de tres naves separadas por pilares compuestos que sustentan arcos apuntados. Las bóvedas son de crucería con terceletes, excepto la capilla mayor, la cual se cubre con bóveda de crucería estrellada. El arco triunfal es apuntado. La torre, de dos cuerpos, es de sillería.
Entorno natural: La localidad cuenta con alrededores privilegiados para disfrutar del paisaje mientras se pasea. Algo de caza, principalmente perdiz, liebre y conejo.
Bodegas: Construcciones tradicionales horadadas en la tierra para conservar el vino. Éste suele ser un lugar de encuentro entre amigos y familiares al calor de la lumbre, de un buen lechazo asado y de un vino de la Ribera del Duero.
 

Dentro del término municipal de San Llorente y en el pago de La Garrulla se localizaron algunos vestigios de época romana.

 

TURISMO

Ayuntamiento de San Llorente
Plaza Socarrena, 6 · Tel.: 983 870 506
www.nortecastilla.es (canal pueblos de Valladolid)
www.diputaciondevalladolid.es

 

HOSTELERÍA

Casa rural y restaurante El Refugio del Cuco.
Tel.: 983 870 561

 

ALREDEDORES

Valbuena de Duero, Peñafiel, Campaspero

 

Noticias

De Pueblo en Pueblo, 25/10/2009

En lo más alto del Valle del Cuco

Pedregosos y extensos páramos conforman el entorno de San Llorente, una localidad donde nunca graniza

AGAPITO OJOSNEGROS
 
Situado en la parte más alta del valle del Cuco, balcón privilegiado del mismo y envuelto por páramos de lejanos y pétreos horizontes, el nombre de este municipio surge de la devoción de su población en época remota a San Lorenzo, conservando en su presente toponimia el apelativo arcaico del santo y mártir tal y como se pronunciaba en la Edad Media, San Llorente.

La principal actividad económica de la localidad es la agrícola. El cultivo del cereal, trigo y cebada, además de la plantación de leguminosas, girasol y alguna parcela de lavandín, conforman el sustento de las gentes de estos pagos. Anecdótico pero descriptivo es lo que comentan los lugareños acerca de los pedregosos y extensos páramos de cultivo que cercan el pueblo y que proveen recolecciones cerealistas de manera generosa. Según la tradición popular, el pedrisco jamás descarga en el término municipal, pues las nubes cargadas de granizo, al contemplar la abundante cosecha de piedras que de manera perenne espera paciente en los campos de labor para ser amontonada en majanos, pasan de largo pues piensan que la tormenta ya ha descargado.

Últimamente, el incipiente turismo de la comarca ha hecho surgir en el casco urbano alguna que otra casa rural. Aunque también es cierto que uno de los primeros establecimientos de alojamiento rural de la comarca, si no el primero, oferta desde hace varios años -cuando este tipo de turismo era el sueño de unos pocos visionarios- una treintena de habitaciones con todas las comodidades armonizadas perfectamente con el sabor y el calor de la tradición.

Vestigios

La información histórica de la que se dispone de San Llorente al final de la Alta Edad Media y comienzo de la Baja, allá por los siglos X y XI durante las diferentes repoblaciones llevadas a cabo mientras se mantenía el combate con el Islam, arroja más preguntas que respuestas ¿Por cercanía a la villa más pujante del contorno, Peñafiel, pudo pertenecer a ella? Presuntamente, sí. Lo que sí que parece más seguro es su posterior pertenencia a la Comunidad de Villa y Tierra de Curiel junto al resto de poblaciones del valle, algunas de ellas desaparecidas pero de las cuales aún existen algunos vestigios.

De esta población destaca su iglesia levantada en honor de San Pedro, a quien festejan a finales de julio tras cambiar la fecha inicial de celebración, en junio, por encontrarse los vecinos en plena cosecha del cereal y los jóvenes terminando el curso. El templo es gótico, construido en el siglo XVI en buena cantería. Posee tres naves que se cubren de crucería y la bóveda de la capilla mayor lo hace con crucería estrellada.

 
© EL NORTE DE CASTILLA S.A.
Registro Mercantil de Valladolid, Tomo 356, Folio 162, Hoja VA1.044, Inscripción 52.
Domicilio social en c/ Vázquez de Menchaca, 10, 47008 - Valladolid
C.I.F.: A47000427

Vocento

Enlaces:
Tierra de Sabor
Pinguinos
Correo electrónico de contacto
Copyright © El Norte de Castilla S.A., Valladolid, 2018. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio El Norte de Castilla, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.