Pueblos de la ruta:

Grijota, Palencia, Villamuriel, Dueñas

 

No deje de visitar

- En Grijota, visitar el salto de las esclusas 28 y 29, así como la iglesia parroquial y su ermita protogótica.

- En Palencia, y sobre todo para los foráneos, cerca de la dársena del Canal localizarán sin grandes dificultades algunas de las monumentalidades más representativas de la capital: la Catedral, la iglesia de San Miguel, Puentecillas, el Museo de Palencia y el Museo Diocesano, así como las singulares y porticadas Calle y Plaza Mayor.

- En Villamuriel de Cerrato, recorrer la sirga del Canal que nos llevará al paraje de Soto Albúrez, pero además hacer una visita obligada a la iglesia románica de Santa María.

- En Dueñas, visita obligada a la iglesia parroquial, la puerta del Ojo de la Virgen, el conjunto de la plaza y el singular barriode bodegas-cueva.
 

Ruta del Canal de Castilla (III)

Las últimas 18 esclusas

GONZALO ALCALDE | 11/10/2013

El Canal de Castilla se hace totalmente palentino a partir de la fábrica de harinas de La Treinta

Hace unas semanas, nos dimos un paseo recorriendo el ramal de Campos del Canal de Castilla, iniciando aquel periplo en las esclusas de El Serrón, que se localizan en las proximidades de la población de Grijota. Desde allí, este curso artificial hidráulico continúa su viaje de agua hacia el sur de la provincia de Palencia hasta penetrar en la de Valladolid, siguiendo un recorrido paralelo al del río Pisuerga. Este último tramo del Canal de Castilla tiene una longitud de 54 kilómetros, manteniéndose en él sus últimas dieciocho esclusas hasta llegar a la dársena de la ciudad, que es la de mayor superficie de las cuatro que tiene el Canal.

Cuando estemos en Grijota, veremos que allí está junto a su vieja fábrica de luz, el salto de las esclusas 28 y 29, lo que nos permitirá disfrutar del paraje, así como de los acogedores entornos que nos ofrece la población, pues no debe olvidarse que ha sido el único municipio de la provincia de Palencia que en poco más de diez años ha duplicado su número de habitantes.

Un buen punto para iniciar un recorrido por la villa será partir de su Plaza Mayor, donde veremos que ocupa un lugar principal su iglesia parroquial de la Santa Cruz, un diáfano templo del siglo XVI en el que destacan las bóvedas adornadas con yesería, el retablo mayor con pinturas y un buen órgano ibérico.

De allí, nuestros pasos deberán encaminarse hacia su Calle Mayor, donde veremos algunas buenas edificaciones modernistas y tradicionales, y en este punto preguntar para localizar la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, la antigua iglesia (igrejota) que diera nombre al pueblo, pues es un templo románico del siglo XIII en el que se aloja la talla del siglo XIV del Cristo de la Salud 'El Señor', que los grijotanos tienen como protector del pueblo.

Pero como lo nuestro es seguir esa vena de agua diferente que dicen los poetas, nos iremos de Grijota, siguiendo el curso del Canal, camino de la fábrica de harinas de La Treinta, homónimo nombre de la esclusa que allí se ubica. Antes de llegar a ella, habremos superado el acueducto del emisario de la Nava o acueducto de Cincojos.

A partir de La Treinta, el Canal de Castilla ya se hace totalmente palentino y capitalino, recomendando en este punto al viajero transitar por su margen derecha. Ya casi entrando en la capital, el salto de Viñalta nos mostrará dos esclusas más, la 31 y 32, para un poco más adelante observar que el cauce en su margen izquierda se abre en un brazo lateral, que casi nos introducirá en el centro de la ciudad de Palencia, donde a las mismas orillas del río Carrión se instala la gran dársena en la que se hacía la carga y descarga de las barcazas.

Pegada a ella, está el casi recién inaugurado Museo del Agua, que es un proyecto pionero en Castilla y León, cuyo objetivo fundamental es promover el conocimiento de la evolución del agua a través de la historia, hasta llegar a nuestros días. Su carácter es fundamentalmente divulgativo, dando gran importancia al aspecto tecnológico, educativo y didáctico.

También cerca de allí, los visitantes foráneos tendrán a tiro de piedra algunos de los monumentos más destacados de la capital palentina, como son la Catedral, la iglesia de San Miguel, Puentecillas, el Museo de Palencia y el Museo Diocesano, así como las singulares y porticadas Calle y Plaza Mayor.

El Canal de Castilla abandona Palencia encajado entre las estribaciones de El Monte el Viejo y la cuenca natural del río Carrión, camino de Villamuriel de Cerrato. Aquí nos espera la esclusa 33, y tres kilómetros más adelante, otro de los grandes saltos del Canal de Castilla, las tres esclusas 34-35-36 del paraje de Soto de Albúrez.

Pese a que Villamuriel es una villa vieja (ya figuraba como tal en documentos del siglo XII como posesión de los Caballeros Templarios), hoy es una población joven, pues un 45% de sus habitantes no supera los 30 años. Aparte de estos años de crecimiento, Villamuriel de Cerrato ya gozó en la Edad Media de la simpatía de los prelados palentinos, señores de la misma, pues en ella tuvieron su refugio y residencia de verano, hasta que llegaron los Comuneros del renegado Obispo Acuña para darle fuego y arruinarla. Ya se sabe que lo que Dios da, Dios lo quita. Un buen ejemplo de lo que allí hubo lo es su iglesia parroquial de Santa María, la joya más bella y representativa del arte románico cerrateño palentino.  

Cuatro pasos más y ya estaremos en la ciudad de Dueñas, donde este Ramal Sur del Canal de Castilla que venimos siguiendo se abrirá paso -no sin grandes dificultades- hasta la misma capital vallisoletana. Aquí, el Canal de Castilla casi se junta con su padre el río Pisuerga, que le cediera aguas casi doscientos kilómetros más arriba, y con el Carrión su hermano. Y eso que la copla contradice esto, pues asegura que el Carrión pone el agua y el Pisuerga se lleva la fama.

La historia moderna de Dueñas esta íntimamente unida a la doble figura de los Reyes Católicos, pues aquí se conocieron y celebraron -ya siendo monarcas- las primeras Cortes Castellanas, aquí nació su primogénita doña Isabel, y en Dueñas se volvería a casar, al enviudar, el rey Fernando con doña Germana de Foix, sobrina del rey de Francia Luís XII, en su imponente iglesia de Santa María la Mayor, la mejor joya del gótico cerrateño, dentro de la cual se alojan algunas de las más importantes obras de arte de la provincia de Palencia.

 
 
 
© EL NORTE DE CASTILLA S.A.
Registro Mercantil de Valladolid, Tomo 356, Folio 162, Hoja VA1.044, Inscripción 52.
Domicilio social en c/ Vázquez de Menchaca, 10, 47008 - Valladolid
C.I.F.: A47000427

Vocento

Enlaces:
Noticias de Palencia
Correo electrónico de contacto
Copyright © El Norte de Castilla S.A., Valladolid, 2017. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio El Norte de Castilla, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.