Pueblos de la ruta: Paredes de Nava, Ampudia, Venta de Baños, Dueñas, Baltanás.

No deje de visitar
· En Paredes de Nava, la iglesia parroquial de Santa Eulalia y el Centro de Interpretación de San Martín.
· En Ampudia, el castillo, la Colegiata de San Miguel y la Oficina de Turismo, desde donde nos dirigirán al Museo del Arte Sacro.
· En Venta de Baños, acercarnos hasta Baños de Cerrato para visitar la basílica.
· Camino de Dueñas, parar en el Monasterio de San Isidro de Dueñas (La Trapa).
· En Baltanás, el Museo del Cerrato Castellano, la iglesia, la ermita de Revilla y su barrio de bodegas-cueva.

Ruta de las Grandes Villas (III)

Las villas de la zona meridional

GONZALO ALCALDE | 18/10/2013

Paredes de Nava es un buen punto de partida por esta ruta sureña del territorio palentino

Este tercer y último viaje por las grandes villas palentinas nos llevará obligatoriamente a recorrer la zona más meridional de la provincia de Palencia. Cinco son las escogidas, pero podían haber sido más, pues mérito no les falta a las que involuntariamente nos vemos obligados a dejar en el tintero. Con todo, las cuatro villas y la ciudad que en esta ruta hemos seleccionado nos darán para hacernos una idea de esta parte sureña del rico territorio palentino.

Iniciaremos la visita en la histórica villa de Paredes de Nava, pues de ella fueron señores los Lara, Castro, Haro, Ansúrez, los Caballeros de Calatrava y la gran saga de los Manrique, que llegaron a ostentar los títulos de Condes de Paredes. A esta poderosa estirpe de magnates terracampinos perteneció el gran Maestre de la Orden de Santiago, don Rodrigo Manrique de Lara y su hijo Jorge Manrique, afamado y reconocido poeta que bien glosara la vida de su padre (Coplas por la muerte de su padre) y otras trovas.

También en Paredes de Nava surgió otra saga familiar de artistas, pintores y escultores, reconocidas figuras del renacimiento español. Nos referimos a los Berruguete: el pintor Pedro Berruguete; Alonso Berruguete, hijo del anterior, que ejerció como escultor; y Alfonso e Inocencio, también escultores.

Durante gran parte de la Edad Media, Paredes gozó de una gran preponderancia dentro del reino de Castilla. Debido en gran medida a esa importancia política y económica históricas, aún hoy podemos admirar dentro de su casco urbano las interesantes muestras de monumentalidad y patrimonio artístico, muchas de los cuales podremos ver en la iglesia parroquial de San Eulalia y en el museo que alberga.

Otros templos completan la monumentalidad de la villa: la iglesia de Santa María, antigua sinagoga, con su retablo plateresco de Manuel Salcedo;  las de San Juan Bautista y San Martín, de los siglos XV y XVI; el convento de Santa Brígida, y las ermitas de La Vera Cruz o del Cristo del Palacio, así como la de Nuestra Señora del Carmen del Cerezo y la de Carejas, cuya Virgen es patrona de la villa.

Abandonaremos Paredes y nos iremos a visitar Ampudia, cuyo término es el de mayor superficie de la Tierra de Campos palentina. La época de mayor esplendor histórico de la villa comenzó en el siglo XII y se mantuvo, no sin grandes dificultades, hasta el siglo XVIII. De todos esos dilatados siglos, los más importantes del devenir histórico de Castilla, han quedado en la villa terracampina buenos ejemplos monumentales que lo atestiguan.

Además de sus llamativas y sorprendentes calles porticadas o posteadas en ambas manos -lo que convierte a Ampudia en uno de los mejores ejemplos y muestrarios urbanos de la arquitectura tradicional castellana-, sobresale sobre su dilatado caserío la soberbia mole constructiva de su castillo, uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar palaciega de los siglos XIII y XIV de este país.

Otro edificio que sobresale -y nunca mejor empleada la expresión-  sobre la puebla medieval de Ampudia es la airosa y espigada torre de su Colegiata de San Miguel, dentro de la que fijaremos nuestra atención en el retablo mayor, obra de Pedro Martínez de la Colina, así como en la capilla de Santa Ana, con su grupo escultórico tallado en alabastro.

Y por hacer caso a Sabina, que cantaba aquello de 'vámonos pal sur', seguimos viaje y nos adentraremos en el Cerrato palentino, donde la primera gran villa que visitaremos será Venta de Baños, una localidad y núcleo poblacional de origen reciente y moderno, que casi se une ya con el antiguo e histórico de Baños de Cerrato, girando la historia de ambas poblaciones alrededor de su reconocida y visitada basílica visigótica de San Juan de Baños, que fue construida y consagrada en el año 661 por iniciativa de rey visigodo Recesvinto.

Haciendo vecindad con Venta de Baños, nos encontraremos con la ciudad de Dueñas, ya que esta es la categoría que ostenta desde 1928. Ciñéndose al antiguo perímetro murado, ya que Dueñas fue ciudad amurallada, destacan entre sus edificios religiosos su iglesia parroquial de Santa María de la Asunción de Dueñas, edificio donde conviven elementos románicos, góticos, barrocos y neoclásicos. Destaca dentro de ella su retablo mayor, los sepulcros góticos y plateresco de los Condes de Buendía de la Capilla Mayor, una imagen de San Isidro Labrador atribuida al imaginero Gregorio Fernández y su museo parroquial, digno de ser visitado.

Y para terminar este recorrido por las grandes villas palentinas, nos iremos hasta el corazón del Cerrato palentino para visitar Baltanás, que fue Cabeza de la Merindad del Cerrato Castellano allá por el siglo XIV. Baltanás también fue villa murada, teniéndose referencias de los nombres de algunas de sus puertas: la del Sol, la Fragua, Barriuso y las Rondas.

Con los restos de estas murallas y fortaleza, posiblemente se construyó la actual iglesia parroquial renacentista de San Millán de la Cogulla, cuya planta de tres naves se cubre con bóvedas de crucería. El coro alto posee un rico antepecho plateresco, y en el altar mayor sobresalen las esculturas de San Millán y un crucifijo gótico del siglo XIV.

Entre los siglos XVII y XVIII, se edificó en el arrabal de Baltanás la ermita de Nuestra Señora de Revilla, un santuario mariano que goza de gran devoción en toda la comarca cerrateña, y muy cerca de ella hoy podremos visitar también el Museo del Cerrato Castellano, que se aloja en uno de los edificios barrocos civiles más bellos de la provincia de Palencia.

 
 
 
© EL NORTE DE CASTILLA S.A.
Registro Mercantil de Valladolid, Tomo 356, Folio 162, Hoja VA1.044, Inscripción 52.
Domicilio social en c/ Vázquez de Menchaca, 10, 47008 - Valladolid
C.I.F.: A47000427

Vocento

Enlaces:
Noticias de Palencia
Correo electrónico de contacto
Copyright © El Norte de Castilla S.A., Valladolid, 2017. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio El Norte de Castilla, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.